29 de Noviembre de 2018 | Dra. Estrella y Ángela García

Mi hijo no para de toser, ¿qué hago con la tos doctora?

¿Cuándo debo ir al pediatra? ¿Le debo dar importancia a la tos después de un catarro?¿Es bueno tratar la tos?

Comienzan el cole y la guardería y con los primeros fríos se presentan los catarros. Los niños empiezan con un bonito concierto de toses varias; tos seca, tos “de perro”, tos productiva , tos metálica…

La tos es un síntoma, no una enfermedad. Es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio. Está destinada a eliminar secreciones, sustancias irritantes y cuerpos extraños para mantener la vía aérea limpia y abierta.

 

Según la duración de las tos esta puede ser AGUDA o CRÓNICA.

La tos AGUDA es la que permanece menos de 4 semanas y la causa más frecuente son las infecciones respiratorias superiores (los catarros). Los catarros son producidos por centenares de virus y se resuelven sin medicación en 1 o 2 semanas. Teniendo en cuenta que los niños pueden tener entre 6 u 8 infecciones respiratorias al año y que la tos postinfecciosa puede durar más de 3 semanas, habrá niños que tosan prácticamente todo el invierno. ¡Qué pesadilla de tos!, ¿verdad? Tranquilos que al final del post os decimos algunos truquitos.

La tos CRÓNICA es aquella que dura más de 4 semanas. Según la edad de presentación la tos crónica nos puede orientar a malformaciones pulmonares, reflujo gastroesofágico, infecciones, trastornos en la deglución en los neonatos, lactantes y niños pequeños o bien orientarnos a Asma o Bronquitis Bacterianas prolongadas, entre otras, en los niños más mayores.

Existen síntomas acompañantes a la tos que nos pueden dar más información y nos ayudan también al diagnóstico:

Veamos por ejemplo, si se asocia a:

  • SIBILANCIAS (pitos)--> Asma, Cuerpo Extraño
  • Gallo o apnea --> Síndrome Pertusoide.
  • Hemoptisis (sangre con la tos) --> Fibrosis Quística, Tuberculosis.
  • Sonido perruno --> Laringitis.

 

¿QUÉ PUEDO HACER EN CASA PARA ALIVIAR LA TOS?

Muchas veces preguntáis al pediatra “¿y no me da nada para la tos?” Pues bien, en muy pocas ocasiones os daremos algo para la tos. Por ejemplo, si tu niño tiene asma, pues este tipo de tos sí responde a medicación. La tos aguda no debe tratarse con mucolíticos, expectorantes, antihistamínicos ni descongestivos nasales sobretodo en menores de 2 años, pues no esta demostrado que estos sean eficaces y los riesgos superan los posibles beneficios. Como bien hemos dicho antes la tos es un mecanismo de defensa y evita que “nuestro moco” se complique, pero lo que sí podremos hacer será lo siguiente:

  • Hidratar bien al niño. Abundante ingesta de líquidos.
  • Lavados nasales con suero fisiológico si tiene mucosidad.
  • Humidificar el ambiente con vapor frío en la habitación puede ayudarle a dormir.
  • Elevar la cabecera de la cama para dormir. La tos se acentúa cuando nos tumbamos por el paso de secreciones desde la nariz a la garganta.
  • La tos de laringitis (tos de perro/foca) mejora mucho con la humedad (puedes abrir el congelador y respirar la humedad durante unos minutos)
  • Evitar exposición al humo del tabaco. NO FUMAR EN CASA.
  • Si tiene odinofagia (dolor de garganta) puede tomar ibuprofeno, que como antiinflamatorio y analgésico que es, le aliviará. 
  • Lavado frecuente de manos (disminuye riesgo de contagio).
  • CUIDADO CON EL BIBE ANTES DE DORMIR. Los accesos de tos nocturnos nos juegan malas pasadas y acaban vomitando el bibe. Esas noches mejor yogur o reposar el bibi antes de dormir.
  • Remedios de la Abuela:
    • Miel en niños mayores de un año, pero ¡ojo! No debéis mojar el chupete.
    • Infusión de jengibre y menta.
    • Gárgaras de agua con sal (Propiedad antibacteriana y antiinflamatoria)
    • La mítica CEBOLLA partida en la mesilla de noche, efectiva en muchas ocasiones siempre que soportes el olor.

 

  ¿CUÁNDO DEBO CONSULTAR AL PEDIATRA?

  • Dificultad para respirar (se marcan las costillas y se hunde el esternón , se oyen pitos cuando respira, respiración muy rápida o agitada … )
  • Si los labios, cara o lengua son de color azulado.
  • Si tiene estridor (un sonido fuerte) al INSPIRAR.
  • Fiebre y tos en menores de 3 meses.
  • En las primeras 72 horas si el niño tiene menos de 6 meses.
  • Tos y fiebre elevada de más de 3 días de evolución en > 6 meses.
  • Tos y dolor de oído o supuración.
  • Tos y mocos más de 2-3 semanas.
  • Y claro, siempre que te entren dudas y tu sentido común te lo reclame, que para eso estamos.

 

Espero que estos pequeños consejos os sean útiles y podáis aplicarlos en la practica diaria para aliviar esas toses molestas. 

 

 

 

 

 

VOLVER