5 de Diciembre de 2018 | Dra. Ángela y Estrella García.

¿Te han dicho que tu bebé tiene una Bronquiolitis? Qué debes saber sobre ella.

Mi bebé acaba de pasar una Bronquiolitis. ¿Tendrá más episodios a partir de ahora? ¿Doctora, que puedo hacer para prevenirlo? ¿Y cómo sé si tiene una Bronquiolitis?

Seguramente os habrá tocado de cerca, bien en vuestra casa o algún familiar o amigo conocido, pues es un motivo de consulta muy frecuente durante el invierno. Desde Entre Hadas Pediatría queremos explicar un poquito sobre esta infección respiratoria.

La Bronquiolitis es la infección aguda de vías respiratoria inferiores más frecuente en niños menores de un año. Supone un 18% de las hospitalizaciones pediátricas.

Para poder etiquetar de Bronquiolitis a estos procesos debe cumplirse 3 cosas:

  1. Primer episodio agudo de sibilancias (pitos) en un niño menor de 24 meses.
  2. Dificultad respiratoria.
  3. Existencia de síntomas catarrales días previos.

Esta infección es típicamente estacional, siendo el pico de máxima incidencia entre noviembre y febrero.

La causa de las bronquiolitis son los virus, y entre los más frecuentes tenemos a VRS (Virus Respiratorio Sincitial) responsable del 70-80% de los casos, seguido del Rinovirus. El pico máximo de incidencia del VRS es entre los 2 y los 3 meses. El Rinovirus suele afectar a niños de mayor edad que van a la guardería, asocian con más frecuencia dermatitis atópica o antecedentes familiares de asma.

 

Los principales FACTORES DE RIESGO para presentar una bronquiolitis son:

  • Lactantes menores de 12 semanas de vida.
  • Tabaquismo en el entorno del bebé y exposición a polución.
  • Acudir a guardería o tener hermanos mayores, por el riesgo de contagio de los virus.
  • Ausencia de lactancia materna, por el valor de protección que esta le da.

Y factores de riesgo para que la Bronquiolitis pueda ser grave:

  • Que tenga comorbilidad (tener otras enfermedades a la vez): cardiopatía congénita, enfermedad pulmonar, enfermedades neuromusculares o inmunodeficiencia.
  • Ser prematuro o bajo peso al nacer.

 

Hasta aquí muy bien la teoría, pero:

¿CÓMO PODEMOS DETECTAR QUE NO SE TRATA DE UN SIMPLE CATARRO?

Primero comenzará con un cuadro catarral de vías respiratorias altas con estornudos, rinorrea (secreción y mucosidad clarita en la nariz), tos con o sin fiebre, pero no muy elevada.

Pasados entre 2 y 4 días la tos se hace más persistente, suele ser en accesos y el bebé esta algo más irritable, puede rechazar parcialmente las tomas y puede tener dificultad respiratoria. ¿Y cómo identificamos si tiene esta última? Bien, esta se manifiesta con uso de musculatura abdominal, es decir, se marcan las costillas al respirar (tiraje), aleteo nasal (abre la nariz cada vez que inspira) y respira muy deprisa (taquipnea).

Deberás acudir a URGENCIAS si:

  • Dificultad respiratoria (tiraje, taquipnea, aleteo…)
  • Rechaza la alimentación.
  • Fiebre muy elevada.
  • Irritabilidad o, por el contrario, somnolencia excesiva.
  • Coloración azulada (cianosis) de los labios o uñas de forma expontánea o bien con la tos.
  • Hace pausas respiratorias (apneas).

 

Afortunadamente la mayoría de las Bronquiolitis son formas leves y no requerirá ingreso. Los síntomas desaparecerán en menos de una semana, pero la tos puede permanecer hasta 3-4 semanas, ¿Os acordaís de la tos catarral residual?

El tratamiento se basará en medidas de soporte, es decir, dependiendo de la gravedad pondremos más medidas para ayudarle a respirar mejor hasta que el episodio se resuelva, porque como bien sabéis, los virus “se van solos” y no hay antibiótico que valga, salvo si sospechamos sobreinfección bacteriana.

                                                                                          

Si es leve, como es habitual, nos mandarán a casa, Y …

¿QUÉ PODEMOS HACER EN CASA TRAS EL DIAGNÓSTICO?

Como he comentado, el tratamiento va a ser básicamente medidas de apoyo:

  • Lavados nasales con Suero Fisiológico unos 20 min. antes de las tomas, para así poder despejarle las vías y de esa manera comerá algo mejor.
  • Elevar la cabecera de la cama unos 30 grados. No con almohada, sino debajo del colchoncito en la parte de la cabeza poner 1-2 mantas para elevarlo.
  • Ingesta fraccionada. Es normal que coman menos cuando tiene un proceso respiratorio. Se cansan comiendo por lo que habrá que hacer más tomas pero menos prolongadas, incluso con parones para que descanse.
  • Evitar el humo del tabaco.
  • No debe ir a la guardería hasta que desaparezcan por completo los síntomas.
  • Se realizarán controles sistemáticos por el pediatra a las 24h- 48h del diagnóstico ya que la evolución suele ser buena pero en algunos casos se puede complicar.

 

Por último, ¿QUE OCURRE A LARGO PLAZO?

Muchos os preguntáis si después de este primer episodio esto se puede repetir.  

No existe una causa- efecto exacto de que la bronquiolitis cause episodios de sibilancias o catarros con pitos o bronquitis recurrentes pero sí que es cierto que existe una evidencia suficiente para afirmar que tras el primer episodio de bronquiolitis por VRS y sobretodo por Rinovirus va a quedar una cierta susceptibilidad bronquial y cada vez que coja un virus de la guarde tendrá mayor riesgo de tener “ pitos” que otro que no la haya padecido.

 

¿PODEMOS PREVENIRLA?

Como es una infección vírica, evitando la transmisión de los virus podremos prevenirla, ¿cómo? Con el LAVADO DE MANOS antes y después de coger al niño.

Evitando la exposición al humo de tabaco.

Evitando lugares muy concurridos, como las guarderías y los parques infantiles. Pues ahí es dónde viven los virus “a sus anchas”.

Y cómo no, alimentación con lactancia materna, pues le dota al bebé de mayor inmunidad.

 

Esto es todo por hoy, más adelante haremos un post sobre las Bronquitis de repetición ¡Bienvenidos a los pitos y las flautas!

 

 

Para leer más sobre el tema:

http://www.neumoped.org/docs/gpc_bronquiolitis_aiaqs_completa.pdf

https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/bronquiolitis-0

VOLVER