Impétigo en nariz.  Gracias a la mamá de este paciente que me cedió la foto con su permiso.
7 de Agosto de 2019 | Dra. Ángela García

Impétigo

Quizá habréis oído antes la palabra “impétigo”. El impétigo es una infección bacteriana de la piel muy frecuente en los niños en edad escolar.

Los causantes de esta infección son el Stafiloccocus Aureus y el Streptoccocus Pyogenes con más frecuencia, y sí, es altamente contagioso. Se puede contagiar de una persona a otra por contacto o por contaminación a través de objetos. Además, una misma persona puede autoinocularse (autocontagiarse) al tocarse, rascarse, y por tanto, aparecer en otras zonas.

Las zonas donde lo encontramos con más frecuencia es en la nariz, en la zona peribucal y en zona de pliegues.

No siempre se manifiesta de igual manera, existen dos formas de presentación. El impétigo “no apolloso” que es la forma de presentación más frecuente y se trata de unas papulitas rojitas agrupadas o minivesículas superficiales que se rompen y forman una placa costrosa amarillenta (“costra melicérica”). Normalmente el niño tiene buen estado general y no suele dar fiebre. El impétigo “ampolloso” es la otra forma, es más raro y son ampollas más grandes.

 

¿Y qué podemos hacer? ¿Se trata con algo?

Aunque a veces pueden curarse solas, también sin tratamiento pueden evolucionar a infecciones más profundas, así que normalmente sí las trataremos.

  • Lo primero, cortar las uñas para que no se rasque y evitemos la auto-inoculación (es decir, que aparezca en otras zonas).
  • Mantener buena higiene lavando suavemente la zona con agua caliente y retirada de las “costritas” y después se aplica una solución antiséptica como la clorhexidina o la povidona iodada.
  • En niños atópicos, estas infecciones son más frecuentes. Baños de 5 minutos con un taponcito de hipoclorito sódico (lejía) en la bañera pueden reducir la carga bacteriana (pues mata a las bacterias) de la piel de estos niños y por tanto reducir la frecuencia de las infecciones en estos niños.
  • Y por supuesto evitar asistir al cole hasta que no se curen las lesiones ya que contagiarían a otros niños.
  • ¿Y antibióticos?    Pues sí, como infección bacteriana que es, se trata con antibióticos. Se pondrán antibióticos tópicos si la zona está localizada y orales si son zonas muy extensas. Será tu pediatra quien te ponga este tratamiento.

Gracias a la mamá que permitió prestarme la foto de su hijo para poder compartirlo con vosotros. 

VOLVER