.
4 de julio de 2020 | Dra. Ángela García

¿Qué me llevo al hospital cuando de a luz? Prepara tu bolsa de maternidad.

Puede que tu último mes de embarazo estés dubitativa sobre las cosas que te hacen falta tanto para el bebé como para ti. Es una sensación totalmente normal. Alrededor de la semana 36-37 de embarazo deberás preparar la bolsa de maternidad con las cositas del bebé y tuyas que te harán falta para esos primeros días que pasarás en el hospital.

Aunque muchas cosas te las puede proporcionar el hospital, te pongo lo que podrías necesitar “por si las moscas”.

Para el bebé:

  • Cepillo del pelo de bebé.
  • Unas gasas, para limpiarle la boca, secreciones, ojitos…
  • Alguna monodosis de Suero fisiológico, por si tuvieras que hacer lavado nasal o retirarle restos de los ojos.
  • Crema del culete y gel de baño de bebé.
  • Pañales de recién nacido.
  • Arrullo, toalla o mantita.
  • Una muselina, la usarás para cubrirle cuando le des el pecho y hagáis el piel con piel.
  • 4 bodies y 2 pijamas.
  • 2 gorritos.
  • Una muda para salir del hospital.
  • Tener instalado el sistema de retención infantil para el coche.

Para la mamá:

  • Tu bolsa de aseo: cepillo y pasta de dientes, cepillo del pelo, champú, crema del cuerpo, crema antiestrías, desodorante, antiojeras…
  • Pomada con lanolina 100% que protegerá tus pezones por si te duelen al dar el pecho.
  • Pezoneras.
  • Discos de lactancia desechables.
  • Braguitas desechables.
  • Compresas de algodón.
  • Un abanico. Probablemente te venga bien durante el parto.
  • Extractor de leche o “Sacaleches” manual o eléctrico, por si tuvieras que estimularte la producción de leche.
  • Melilax. Es un enema de miel que podrás ponerte en caso de estreñimiento, para que no hagas sobreesfuerzos y te dañes los puntos si los hubiera.
  • Medicación que tomaras previamente y debas seguir tomando.
  • Dos camisones con abertura delantera, para que puedas dar el pecho, y una bata.
  • Dos sujetadores de lactancia.
  • Chanclas o zapatillas.
  • Una muda para la salida del hospital.
  • Un cojincito para poder usarlo tanto en el periodo de dilatación como de lactancia.
  • Un churrito con semillas que se pueda calentar, mantita eléctrica o algo similar para cuando tengas los dolores de las contracciones, te aliviará mucho el dolor.
  • Un insuflador de aire tipo “Winner Flow” (como un pito que soplas), para hacer bien las respiraciones durante las contracciones y controlar mejor el dolor.

 

Y con esto preparado, ¡ánimo y que sea cortito! Que en nada tienes a tu bebé entre tus brazos.

VOLVER