.
4 de Marzo de 2021 | Dra. Ángela García

Virus del Papiloma Humano (VPH): La importancia de la prevención.

El virus del papiloma humano (VPH) es la causa más frecuente de infección de transmisión sexual (ITS) en el mundo. El 75-80% de las personas sexualmente activas se contagiarán en algún momento de su vida.

Bien es cierto que la mayoría de las infecciones no provocarán ningún síntoma y se eliminará el virus forma espontánea, generalmente entre los 12 y 24 meses en mujeres y entre los 6 y 12 meses en los varones.

 

Se han identificado más de 200 tipos (serotipos) diferentes de VPH y pueden provocar lesión tanto en la piel como en la mucosa. Dependiendo del serotipo que provoque la infección estos pueden clasificarse como serotipos de:

 

  • alto riesgo (con capacidad de producir cáncer): Existen hasta 15 genotipos oncogénicos confirmados, siendo los tipos 16 y 18 responsables de aproximadamente el 70% de todos los cánceres de cérvix.

 

  • bajo riesgo (responsables de los condilomas o verrugas genitales): sobre todo, los genotipos 6 y 11.

 

El problema aparece cuando la infección por VPH es PERSISTENTE (3-10% de las mujeres), puesto que, si es un serotipo de alto riesgo podrá producir lesiones cancerosas anogenitales (cáncer de pene, de ano, de vagina o de vulva, y aproximadamente el 100% de cáncer de cuello de útero) y de cabeza y cuello (cavidad oral, garganta, laringe…)

 

Además de la persitencia del virus, existen otros factores que incrementan la progresión de infección de VPH a cáncer:

  • Tabaquismo
  • Uso de anticonceptivos durante largo tiempo (>5 años)
  • Infección por VIH
  • Multiparidad

 

¿Cómo lo prevenimos?

Con las vacunas. Existen tres vacunas contra el VPH:

Las tres vacunas contra el VPH protegen frente a los dos tipos de VPH (tipos 16 y 18) que causan alrededor del 70% de los cánceres de cuello uterino.

  • Bivalente (Cervarix): NO protege frente a los serotipos que producen verrugas genitales.
  • Cuadrivalente (Gardasil 4): )incluye además protección frente a los dos tipos de VPH (los tipos 6 y 11) responsables de más del 90% de las verrugas genitales.
  • Nonavalente (Gardasil 9): protege frente a 9 serotipos. Añade protección, además de los 4 citados previamente, frente a otros 5 tipos de VPH (los tipos 31, 33, 45, 52 y 58), que causan cerca del 15% de los cánceres de cuello uterino, por tanto con esta última vacuna amplía la protección hasta un 90% de cobertura.

 

¿Quién debe vacunarse?

Todos los adolescentes antes del inicio de las relaciones sexuales.

La vacuna Cervarix esta financiada por la el Sistema Nacional de Salud, para mujeres a los 12 años. Para los hombres no está financiada, algo que no compartimos la mayoría de los pediatras ni la Asociación Española de Pediatría.

Ojo, que la vacuna que incluye la Seguridad Social no previene de verrugas genitales. Si quisieras cubrirle frente a más serotipos deberemos sustituirla por la Gardasíl.

 

¿Y los varones también deben vacunarse? Por supuesto.

En varones la prevalencia de infección es más elevada que en las mujeres, con una tasa media estimada del 65 % entre los 18 y 70 años, y se mantiene estable a lo largo de la vida.

Aunque la mayoría de los casos el VPH está asociado al cáncer de cérvix, también puede producir cáncer de pene, orofaringeo y laringe por tanto ellos también deben prevenirlo. Además, las verrugas genitales pueden aparecer en ambos sexos.

Los varones pueden transmitir el virus con mayor facilidad, de ahí también la importancia de vacunarles para disminuir la incidencia del virus en la población.

 

¿Qué reacciones adversas tiene?

Las reacciones adversas graves son extraordinariamente raras. Lo más común es tener dolor y enrojecimiento en el lugar de la punción, y fiebre de bajo grado.

Dado que esta vacuna la recibe con frecuencia adolescentes, no es raro las reacciones vagales (mareos o lipotimias) en el momento de la vacunación por lo que se recomienda administrar la vacuna con el paciente sentado o recostado.

Uno de los “riesgos” es la percepción de una seguridad plena ante posibles infecciones y actuar, por ello, sin protección en las relaciones sexuales. Estas vacunas protegen contra los serotipos que llevan en su interior, pero no otros tipos ni para otras enfermedades de transmisión sexual, por lo tanto, no hay que “bajar la guardia” antes otras posibles infecciones o embarazos no deseados.

 

¿Alguna contraindicación de la vacuna?

Si se ha presentado una reacción anafiláctica con alguna dosis contra el VPH administrada previamente o cuando se padezca alguna enfermedad importante, consultad previamente. Estas contraindicaciones son comunes al resto de las vacunas.

 

Toda la información proporcionada no son opiniones personales, sino información contrastada y revisada de recomendaciones de la OMS, Comité Asesor de vacunas y la AEP.

Ahora sí, os animo a todos los papás a vacunar a vuestros hijos adolescentes frente al VPH dada la seguridad y protección que ofrece frente a la prevención de desarrollo de cáncer en el futuro.

 

Dra. Ángela García

VOLVER